Inicio » Podcast » Parraques caninos (Zoomies)- capítulo 205

Parraques caninos (Zoomies)- capítulo 205

Hoy quiero hablarte de «FRAP» (Frenetic Random Activity Periods) o zoomie o como yo les llamo: ‘parraques’.  Estoy segura que habrás vivido en algún momento de la vida de tu piracan un parraque. Son momentos de explosión de actividad, en los que empiezan a correr a lo loco de un lado a otro. Como si […]

Hoy quiero hablarte de «FRAP» (Frenetic Random Activity Periods) o zoomie o como yo les llamo: ‘parraques’. 

Estoy segura que habrás vivido en algún momento de la vida de tu piracan un parraque.

Son momentos de explosión de actividad, en los que empiezan a correr a lo loco de un lado a otro. Como si les hubiera dado un ataque de locura. 

La primera vez que fuimos con Domi a la playa después de adoptarlo, le dió un parraque en toda regla. Además, en ese parraquillo fue directo a saltarme y a jugar conmigo. 

Y yo, en bikini y sin juguetes. Lo sé, es de primero de educadora. Pero es que mi naturaleza despistada lo supera todo. 

Voy a contestar preguntas que seguro que te están surgiendo.

¿Cuándo se produce un zoomie? 

En cachorros son más frecuentes, aunque se pueden dar a cualquier edad. 

Sobre todo después de momentos intensos o que sean muy emocionantes para tu piracan. 

¿Por qué se producen los parraques?

Se cree (porque no hay certeza de ello) que son para sacar energía sobrante, por felicidad, por excitación, incluso para quitarse el estrés. 

Si convives con un cachorro te animo a que lleves un pequeño diario, puedes hacerlo incluso en el calendario del móvil. Y así puedes asociar eventos durante el día con el zoomie de la noche jajaja.

Eso puede darte una pista si te has venido muy arriba con los estímulos del paseo. 

En casa, Vespa después de comer le da un pequeño parraque. 

Abel los tiene después de bañarse en el río y cuando llevamos un buen rato de paseo. 

¿Qué hago en ese momento?

Asegurarte de que no puede hacerse daño a él mismo o a los demás.

Es decir, el entorno es seguro para que pueda disfrutar de su parraque sin morir en el intento. 

¿Son malos?

Si cada día tiene varios parraques, quizá es que sus necesidades no están del todo cubiertas. Y necesita sacar esa energía sobrante por algún lado. 

Aunque generalmente en cachorros son frecuentes y a medida que crecen son esporádicos y no tan intensos. Aunque depende del individuo. 

Vamos, malos en sí no son. Pero si la causa es por falta de estimulación, entonces eso es lo que hay que mejorar. 

¿Cómo evitarlos? 

No creo que haya que evitarlos, sino conocerlos y acompañarle. 

Mientras tenga sus necesidades cubiertas. 

Cuéntame, ¿Conocías los parraques?, ¿Tu piracan los tiene? 

Un abrazo,

PAT 

ESCUCHA EL AUDIO SOBRE LOS PARRAQUES. 

Recuerda, tienes disponibles otros recursos relacionados con este tema en mi web:
clase gratuita el cachorro en casa

El cachorro en casa

Primeros pasos para convertir a tu cachorro en un perro todoterreno feliz

6 Comentarios

  1. Ruth Montero

    Pues a Poli le daban de cachorra por la noche después de cenar y sobre todo antes de dormirse. Su primera vez fue muy emocionante, no nos asustamos, nos hizo gracia. Ahora busca su juguete. Y de adulta cuando está feliz con sus amigos, un minuto de correr alrededor.

    Responder
  2. Diana Monserrath Rosas Hernández

    Sí!!! A todos mis peludos les han dado esos ataques!! Jajajaja
    Ahora a mi Becca (cocker senior) cuando la soltamos después de estarla agasajando y a la otra peluda, Evey (chihuhua 2 años) lo hace cuando va a comer y cuando la suelto recién bañada!

    Responder
  3. Silvia

    Nunca me había planteado que fuesen malos.
    Con mi otra perra recuerdo uno que le dio el primer día que pisó la nieve y en cuanto pisaba la arena de la playa era ataque de locura transitoria (como yo lo llamaba hasta ahora) asegurado.

    Con Arthas suele darle cuando jugamos nos con el un poco intenso sobretodo a última hora. Los últimos fueron jugando en la calle con los mordedores, intentando hacer los intercambios. Iba con la correa larga pero igualmente me lo llevo como puedo a un pipican que hay cerca y le dejé que lo soltara todo, e incluso seguí jugando un poco con él hasta que desfogó y ya más tranquilo.

    Responder
  4. Piedad

    Hola!, yo te cuento mi experiencia, a Noel (5 años), es muy raro que le de, a veces en el campo, pero raramente, y a Wanda (10 meses), le da prácticamente todos los días, a veces hasta varios al día. A veces le da en el campo, cuando se encuentra con algún amigo, y todas las tardes, a la vuelta del paseo conjunto con Noel, en el jardín, Noel se pone intenso con ella ( no sabe jugar pacíficamente), la persigue gruñendo, y ella empieza a correr como una loca , como pollo sin cabeza, se mete por detrás de los cipreses, salta, y me da pánico que se haga daño, porque no mira por donde va.
    Yo regaño a Noel, y al final termino separándoles, que tampoco sé si hago bien, porque igual el pobre Noel no sabe hacerlo de otra forma, pero de verdad que da miedo verla, y no se muy bien como solucionar esto.
    Espero que me eches una pata y me digas como actuar.
    Gracias por todo !!!!.

    Responder
  5. Ana Hermida

    Hola!!!!!
    He convivido con perros desde los 14 años, con alguna interrupción pero desde luego con continuidad. Jamás observé zoomis hasta ahora, que me ha pasado con dos perros. Uno que cuidé y mi cachorra de 6 meses. Y tienen una característica común. Ambos de protectora y ambos encerrados mucho tiempo. El primero le tocó el confinamiento y salió menos de lo que necesitaba. Y mi cachorra llegó con diarreas y esto atrasó las vacunas con lo cual tb las salidas. Corría por la casa como loca subiéndose a sofás y mesas bajas, porche, minijardín, escaleras…. Me costaba bastante tranquilizarla. Ahora lo sigue haciendo a veces al volver a casa.. y los dos han tenido episodios al pisar la arena. Su nivel de energía sube mucho y el otro perro me quería morder fuerte, jugando sí, pero no podía controlar la mordida. Y era un perro fuerte.

    Me llama la atención que esto ocurra en esta época con todas las características que la definen, en un momento en el que hay tanta dedicación al perro, yo creo que mucho más que antes.
    Un abrazo equipo

    Responder
    • PAT Educadora Canina

      Hola Ana! Gracias por comentar y compartir. Discrepo jajaja es decir, no creo que los zoomies estén solo relacionados con la atención o esta manera de vivir. Sí que, el que el perro tenga estrés puede producidir más zoomies. Pero no es por eso, en la naturaleza también lo tienen. Quizá se queda más en la edad cachorro, pero a lo largo de toda la vida hay momentos de subidón. Hay perros equilibrados y tranquilos, que también los tienen en momentos puntuales. Vamos, que no es una moda es una parte del comportamiento del perro. y sí, que la vida que llevamos puede aumentar su frecuencia. No por la dedicación, sino por la manera de vivir. Y también creo que cuando convives con un perro sin prestarle atención, es difícil darse cuenta de estas cosas. Lo digo, porque vivo en una aldea, y dudo que algunos vecinos que tienen al perro como un accesorio le hayan dedicado una mirada para observar si tienen un parraques o no. Vamos, que vaya melón has abierto. Haré un podcast, GRACIAS!! Un abrazo gigante!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *