Mini-consejo 29: Visita al veterinario antes de que haya una excusa para hacerlo

Mini-consejo 29: Visita al veterinario antes de que haya una excusa para hacerlo

 

Muchas veces buscamos ayuda de un especialista cuando ya estamos inmersos en un problema o dificultad. En cambio, como dice el refrán popular, ’siempre es mejor prevenir que curar’. Y la salud de nuestros perros (mental, física y emocional) no es una excepción.

Durante cualquier edad perruna es importante prevenir dificultades, enfermedades o lesiones. Y en etapas vitales sensibles, como puede ser la de cachorro o perro senior, aún más.

Por eso, en este post, queremos recomendarte que visites al veterinario antes de que lo necesites con urgencia, buscando experiencias agradables y sin prisa para que tu perro pueda llevarse un buena sabor de boca ¡incluso disfrute de la visita!

Para ello, vamos a tener en cuenta:

1. Preparar a tu perro para la manipulación

Ejercicios como el ponerse en posición muerto, ayudará a que tu perro positivice las posibles exploraciones

2. Realizar masajes a diario en casa o practicar Doga®

No sólo tiene beneficios para rebajar estrés y fortalecer vuestra relación. Sino para controlar posibles bultos, heridas, lesiones …

Personalmente, me encanta dedicar unos minutos cada día a masajear a mis perros:

  • Son unos brutos y se meten por todas partes en el bosque. Así que siempre descubro algún pinchito, palito clavado en la piel, herida … y así puedo actuar antes de que pueda llegar a infectarse.
  • Es nuestro momento de conexión, en esos minutos sólo es importante tocarle y disfrutar de las caricias.
  • Para los mayores del grupo, cobra más importancia, ya que, tienen bultos que hay que controlar diariamente. Por ejemplo, Sirka, nuestra golden de 15 años tenía un bulto y en cuestión de días le creció tanto que tuvimos que operar. Si no hubiéramos explorado frecuentemente quizá nos hubieramos dado cuenta demasiado tarde.

3. Positivizar las visitas al veterinario

Aquí entra en juego el papel del veterinario. Es importante que su presentación sea afable, siempre respetando el espacio y ritmo de tu perro. Cada vez son más lo que tienen en cuenta que la experiencia del perro sea buena. Por ejemplo, realizar la exploración en el suelo en vez de en la mesa, premiar las aproximaciones, ser rápidos…

4. Extremar la prevención

Visitas y exploraciones en cachorros y perros mayores (considerados senior a partir de los 7 años aproximadamente) y estar atentos a todo lo que pueda surgir para cogerlo a tiempo.

5. No esperes a que tu perro se encuentre mal

A veces nos damos cuenta de que algo no va bien, y lo dejamos pasar. Personalmente creo que nadie mejor que nosotros sabe cuando algo no está como siempre en nuestro perro.  Así que, confía en tu instinto y no esperes a que sea cada vez más grave.

 

Vídeo grabado en València Veterinaris con Miquel .

 

Añadir comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.